jueves, 17 de septiembre de 2009

NOTA SOBRE ANTICHAVISMO DE EL PAÍS


El pasado domingo EL PAÍS publicó un artículo titulado En la celda de los generales. Dicho artículo se publicó en el suplemento El Domingo y presentaba a un Hugo Chávez vengativo y rencoroso tras haber detenido a su ex Ministro de Defensa, Raúl Isaías Baduel, después de 20 años de relación. La conclusión que subyace en el reportaje es que Hugo Chávez se inventó la acusación de enriquecimiento ilícito para así poder arrestar a su antiguo compañero Baduel. Se nos hace ver que el presidente de Venezuela decide arbitrariamente a quién se detiene y encarcela, lo que nos da como solución que en Venezuela no existe libertad de expresión y que todo opositor corre el mismo riesgo que Baduel.
Además de Baduel, en el artículo se nombra a otros dos militares, Wilfredo Barroso y Carlos Millán Millán que habrían corrido la misma suerte que el primero, es decir, ser opositores a Chávez y por ello encarcelados.
Ahora bien, el artículo omite que estos dos militares están encarcelados por ser complices de urdir un plan para asesinar a Chávez y que fueron acusados, por tanto, de magnicidio. A su vez, EL PAÍS parece desconocer que el presidente venezolano está incapacitado para ordenar detenciones y que de ello se encarga el poder judicial.
Por otro lado, este periódico plantea la historia de la detención de Baduel (2 de abril de 2009) como una represalia personal de Hugo Chávez después de que Baduel entregara el mando de su ministerio (17 de julio de 2007). Parece paradójico que, por un lado, EL PAÍS acuse al gobierno chavista de corrupción y que ,por otro lado, cuando un ex miembro del gobierno es detenido por ese motivo se olvide tal acusación y se pase a hablar de atentado contra las libertades.
Un periódico no puede dar una información basandose en un solo punto de vista dado como cierto, ¿qué pasa si Baduel es de verdad un corrupto que ha pagado con dinero del estado pisos, terrenos y coches y que, por lo tanto, la acusación de enriquecimiento ilícito fuera cierta?, en este caso EL PAÍS estaría manipulando a sus lectores.
Desde este humilde blog, pedimos al periódico EL PAÍS que cese sus continuas falsas acusaciones hacia el gobierno Chávez y que en el caso que las hagan se ciñan a la verdad. No escriban historias que parecen ciertas cuando distan mucho de ser reales.
Ya sabemos de sus relaciones con el gigante mediático venezolano Globovisión opositor a Chávez. No hace falta ser un genio para ver que algo tiene que ver en su antichavismo.

Leer, LA DESIQUILIBRADA COBERTURA MEDIÁTICA DE VENEZUELA Y HONDURAS de Vicenç Navarro.(podeis encontrar el artículo en la página Rebelión, a la derecha en el blog, o en la página del profesor Vicenç Navarro, también a la derecha)

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece un tema muy interesante. Da mucha pena saber que un periódico como EL País se venda, porque eso es lo que hace le duela a quien le duela: ¡¡VENDERSE!!
Muy bien Pablo.

Anónimo dijo...

Se trata, sin duda, de un tema muy interesante. Me gustaría eso sí que Pablo nos dijera sus fuentes de información. Si tiene información veraz, contrastada perfecto. Si no es así, creo que ha caído en el mismo error que imputa a El País. Una cosa es cuestionar la línea de un periódico respecto de un asunto y otra es negar cualquier relación de los artículos con la verdad. Me ha gustado mucho la nota hasta la pregunta de ¿qué pasa si es un corrupto?, pero luego me parece que Pablo se ha excedido.

Paloma dijo...

Sinceramente, cada vez que leo, oigo o veo informaciones sobre el tema tengo la sensanción de que estoy muy desinformada. Me interesa mucho todo lo que tenga que ver con América del Sur y su nuevo rumbo pero siempre me queda la sensación de que toda la información es, por decirlo suavemente, sesgada......Desde luego la sensación es de "desinformación". Saludos, me parecen muy interesantes vuestros planteamientos.

Pablo dijo...

Querido anónimo, gracias por tu comentario y tu interés. Mi crítica a EL PAÍS es a razón de contar un hecho desde una sola perspectiva y no desde otras posibles. Mi intención era proponer la otra posible solución al mismo hecho sin esperar que el mismo sea el cierto. Por lo menos plantearnos la duda de que lo que nos cuenta este peeriódico sobre Venezuela puede no ser la verdad o que oculta partes de una misma historia.
En cuanto a Paloma, estoy contigo en que en estos temas hay una desinformación importante y que no sabemos muy bien con que planteamientos quedarnos. Te aseguro que desde este blog seguiremos intentando ayudar a comprender las realidades de América latina.

Octubre dijo...

Muy correcto y necesario este artículo. Es bien sabido que El País, en muchisimas ocasiones y en casi todas las cuestiones, tiene una linea editorial definida por los intereses económicos (y a consecuencia ideológicos) del grupo empresarial al que pertenece, el grupo PRISA. No quiero parecer de la COPE, y queda claro cuando digo que todas las empresas y grupos dedicados a la información, responden a intereses económicos y políticos. Pero en concreto el caso de PRISA es importante por su alcance internacional. Este grupo tiene intereses ligados a las oligarquías de colombia, venezuela, la contrarrevolución de cuba en Miami y España y otros puntos de América Latina. En consecuencia, no podemos esperar ninguna ética periodística de este diario, aunque merece un aplauso cualquier denuncia de la habitual tergiversación o malintención de los medios hacia los procesos de soberanía popular que se desarrollan en América.