domingo, 13 de septiembre de 2009

¿DÓNDE ESTÁ OBAMA?

En estos momentos, en Honduras, se esta desarrollando un proceso electoral ilegítimo que llevará a la constitución de un gobierno al que solo el régimen golpista de Roberto Micheletti calficará de democrático. ¿Qué esta pasando para que ni EEUU ni la Unión Europea muevan, verdaderamente, un dedo para restituir al presidente elegido por el pueblo hondureño, Manuel Zelaya?.

Todos los analistas coinciden en que la solución que aceleraría la caída del régimen, sería la ruptura, definitiva, de las relaciones comerciales que mantiene EEUU con el régimen golpista hondureño. Pues bien, Obama no ha hecho tal cosa. Es cierto que las primeras declaraciones de la administración Obama hicieron albergar esperanzas de una solución rápida e inmediata debido a la primera condena clara de un presidente de los EEUU a un golpe en América Latina. Así mismo, Manuel Zelaya, tras la reunión con la Secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, salió muy seguro de su vuelta a Honduras y de su restitución en el poder.

Sin embargo, los meses pasan y el régimen golpista, con la oligarquía empresarial hondureña al mando, sigue en el poder y las empresas transnacionales norteamericanas y europeas siguen sus relaciones comerciales con Honduras con total normalidad. Está oligarquía, al verse apoyada por el sector empresarial extranjero, además de por personajes de extrema derecha (dícese Aznar u opinadores de medios estadounidenses), no dudan ni en infravalorar al mismo Barack Obama, “no tiene ningún poder, es débil, más débil que Jimmy Carter, no debemos prestar atención a esa administración”, “ese negrito ni siquiera sabe donde esta Tegucigalpa”, Billy Joya, ex capitán de ejército acusado de crímenes de lesa humanidad en anteriores dictaduras militares y mano derecha de R. Micheletti, dixit. Pasa el tiempo, el golpe se perpetua debido a que el tiempo es un normalizador de las situaciones, la gente se acomoda y con el apoyo institucional al golpe todo se olvida.

Viendo los acontecimientos, Obama se choca contra varias paredes: no puede resolver el conflicto de oriente-próximo por las presiones del potentísimo lobby israelí que incluso apoya al golpe hondureño; tiene una gran muralla que superar en la reforma sanitaria con presiones de los medios de comunicación republicanos (think tanks) y de las empresas farmacéuticas; y, por ultimo, está claro que no puede o no quiere restituir a Manuel Zelaya en el poder.

No quiere porque los grandes poderes de los EEUU (transnacionales y medios de comunicación conservadores) no están dispuestos a que los países latinoamericanos guiados por la revolución bolivariana de Hugo Chávez salgan del yugo opresor norteamericano y Obama, aún sin dudar de sus buenas intenciones, no parece tener la intención de enfrentarse a ellos.

Por todos los datos anteriores, debemos poner todas nuestra confianza en los movimientos sociales hondureños y en los frentes contrarios al golpe que jugándose la vida (ya hay varios asesinados) luchan por la libertad y los derechos del pueblo hondureño y por ende de América Latina.



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno. Interesante y fenomenalmente escrito.

Anónimo dijo...

Genial. Me ha encantado. Como bien dices, confiemos en los movimientos sociales de los hondureños porque, por lo que respecta a EEUU y Europa, están bastante solos en esto. ¿Dónde está Obama? Te aseguro que en Honduras no. Un beso.

Paloma dijo...

Lo que está pasando en Honduras es surrealista. Al menos, la posición del Gobierno español ha sido clarísima desde el primer momento.

Rustells dijo...

Es verdad que merecía la pena echarle un vistazo al famoso blog... Muy bien escrito y una gran reflexión sobre la situación actual hondureña!!un abrazo

P.S. No estaria mal que el sr. Manzano escribiese algo...aunque sea sobre la metafísica de la gamba....