sábado, 19 de septiembre de 2009

2ª ENTREGA: HISTORIA ALLENDE

En las elecciones de 1964, con la posibilidad de que Allende llegara al poder , los EEUU apoyaron a la derecha chilena y conjuntamente organizaron una gigantesca “campaña del terror” para asustar a los votantes ante lo que ellos denominaban "la amenaza comunista". La CIA invirtió 2,7 millones de dólares para que los democristianos de Eduardo Frei se alzaran con el poder en detrimento de Allende, cosa que consiguieron. Sin embargo, en las elecciones de 1970, la Unidad Popular de Allende se alzó con la victoria gracias al apoyo del mismo Partido Demócrata Cristiano (PDC), entonces dirigido por su tendencia progresista, y consiguió esquivar las interferencias de Washington y de la derecha más conservadora. En estas elecciones de 1970 Allende hizo su famosa campaña “ A TODO VAPOR CON SALVADOR” en la que recorrió, en tren de vapor, todo Chile preocupándose por cada uno de sus habitantes. En palabras de Allende, este gobierno se componía de “marxistas, socialistas, laicos y cristianos”. El presidente de los EEUU del momento, Richard Nixon, ordenó que no se envistiera a Allende fuese como fuese. como se ve reflejado en el documental "Salvador Allende" de Patricio Guzman. Tras dicha orden la CIA asesinó al general Rene Schnider (gran apoyo de Allende) con la intención de desestabilizar y hundir al nuevo gobierno.


La Unidad Popular empezó, de inmediato, a aplicar su programa nacionalizando las industrias claves para el desarrollo nacional. Esto molestó a la burguesía empresarial y al PDC, los cuales intentaron por todos los medios evitar e impedir la nacionalización. También se erradicó el latifundio y los campesinos fueron liberados del maltrato al que eran sometidos. Washington veía con horror los sucesos de Chile y desencadenó un bloqueo comercial.


Tras la victoria de la Unidad Popular en mayo de 1971 con mas del 50% de los votos, Allende lanzó un discurso en el que hablaba de la construcción de una sociedad socialista con absoluto respeto al pluralismo político, los principios democratacristianos y los derechos humanos:


“Pisamos un camino nuevo; marchamos sin guía por un terreno desconocido;

apenas teniendo como brújula nuestra fidelidad al humanismo de todas

las épocas –particularmente al humanismo marxista– y teniendo como norte el proyecto de la sociedad que deseamos, inspirada en los anhelos

más hondamente enraizados en el pueblo chileno.

En los años posteriores el PDC fue girando cada vez más a la derecha y se posicionó cada vez más cerca del derechista Partido Nacional. En 1973 con la elección de Patricio Aylwin como líder se situó en posiciones golpistas.


Mañana será la última entrega de esta breve historia.


VER: "SALVADOR ALLENDE" de Patricio Guzman, 2004.



2 comentarios:

Álvaro dijo...

Muy bien por haber dedicado un especial de tu blog a Salvador Allende, gran político y uno de los personajes míticos de la izquierda.

Es una pena que le tengamos que recordar por lo que pudo haber hecho y por su heróica muerte, puesto que podría haber iniciado el verdadero cambio en América Latina a principios de los 70, pero la lucha contra la expansión del comunismo y el 'todo vale' (aún vigente) fue la época que le tocó vivir.

Y que nos pregunten aún el por qué del odio hacia los EE.UU. y todo lo que venga de allí, e incluso que por qué no creemos a los medios y en la imparcialidad de los organismos oficiales cuando Henry Kissinger, secretario de Estado en 1973 y principal artífice del asesinato de Allende, tenga en sus manos el Premio Nobel de la Paz...

Pablo dijo...

Es cierto, la revolución que se vive estos días en América Latina bien podría haberse dado con un Allende vivo y a pleno rendimiento. Gran alegría habría vivido Allende viendo cómo los pueblo venezolano, boliviano o ecuatoriano despiertan y hacen ver al mundo de lo que son capaces.