domingo, 27 de septiembre de 2009

ELECCIONES EN ALEMANIA


Todo salió según lo previsto en las elecciones alemanas de este domingo. La Unión Cristiano Demócrata(CDU-CSU) de la canciller Angela Merkel ha ganado las elecciones con un 33,6% de los votos y formará gobierno con el Partido Liberal Demócrata(FPD). El pacto de estado de la anterior legislatura con el Partido Socialdemócrata(SPD), 23% en estas elecciones, no será renovado. La Izquierda(Die Linke) se alza con un esperanzador 12,4% y supera a Los Verdes que consiguen un 10,2%.
Ahora bien, es necesario analizar la política alemana desde una perspectiva diferente a la del resto de Europa. Después del hundimiento alemán tras la Segunda Guerra Mundial y el nazismo, llegó el llamado "milagro alemán". Este milagro hizo que, en 30 o 40 años, Alemania pasase de tocar fondo a ser una potencia económica mundial. La recuperación dio como resultado el capitalismo social, adoptado tanto por la CDU como por el SPD que gobernó en los 7 años anteriores a Merkel en coalición con Los Verdes. Para amplios sectores de la izquierda ese gobierno fue la traición histórica del SPD al pueblo trabajador, cuando el canciller Schroeder perpetró la contrareforma del sistema social cumpliendo así con las metas impuestas por el neoliberalismo.
Por otro lado, la derecha alemana, ahora liderada por Merkel, nunca ha sido liberal, es igual o más interventora que los socialdemócratas. La sociedad alemana tiene una fuerte base corporativista y se piensa que el estado tiene un papel importante que cumplir. Ninguno de los dos partidos más importantes, CDU y SPD, hace grandes afirmaciones ideológicas. Más bien, los dos partidos se basan en parámetros de eficacia económica y fuerte europeismo.
Esta similitud de objetivos hizo posible la gran coalición de la legislatura pasada entre la CDU y el SPD que llevó a Merkel al poder. Las posiciones de la política alemana son menos ideologizadas, más de consenso y, por supuesto, de bienestar común. Dicho lo anterior, la gran colación causó el efecto de una nula oposición y la pérdida de cualquier valor progresista del SPD, motivo por el que un amplio sector de la izquierda buscó alternativas. La alternativa fue Die Linke(la izquierda en castellano) liderada, desde 2005, por el carismático diputado del SPD, Oskar Lafontaine. Die Linke es la fusión de dos partidos, la WASG(Alternativa Electoral y Justicia Social) y el refundado PDS(Partido del Socialismo Democrático) de la antigua Alemania del Este.
El ya anunciado, por Angela Merkel, pacto entre la CDU y los liberales y la nula disposición de socialdemócratas y verdes a situarse en posiciones contrarias al neoliberalismo hacen, por tanto, que el partido Die Linke sea el único opositor en el sistema político alemán. Este partido, por ejemplo, es el único que en su programa habla de introducir el salario mínimo en Alemania que no existe, el único partido que declara su antimilitarismo ante cualquier situación y el único que propone derogar las leyes que contrareformaron el sistema social.
De los 5 partidos que se reparten al electorado alemán sólo Die Linke cuestiona el tan valorado estado de bienestar alemán. En el país, según datos de la CDU, un 14% de los ciudadanos viven en la pobreza pero no interesan a los partidos ya que la mayoría se sitúa en el 40% que se abstiene de votar en las elecciones.
Que Alemania sea el país europeo con más grupos de neonazis y redskins ¿tendrá algo que ver con la miseria de una parte de su población y con el inmovilismo político ante problemas sociales que el neoliberalismo no resolverá?. Yo creo que sí.
La futura unión entre CDU y liberales hará que el partido de Angela Merkel empiece un camino neoliberal que no creo que ayude a una sociedad deseosa de ser ayudada.

5 comentarios:

Álvaro dijo...

Un resumen muy completo de la democracia alemana, te lo has currado :D

Dos cosas que añadir:
Sabiendo que el PSOE fue un proyecto del SPD, y viendo la trayectoria que ha tenido éste en Alemania...
-¿de verdad alguien esperaba que el PSOE sacase a relucir su "O" de obrero como estandarte para las medidas anti-crisis?
-¿de verdad alguien esperaba que Zapatero se enfrentaría directamente con los que sí han hecho dinero todos estos años mediante pelotazos y acumulando dinero a costa de los bajísimos salarios que pagaban a sus trabajadores en los puestos donde más mierda se traga?
- y por último y viendo las noticias de esta tarde (vengo indignado jajaja): Debido a la crisis, la gente que tenía poco y quiso vivir por encima de sus posibilidades evidentemente fueron las primeras en caer.....y ahora resulta que Zapatero quiere centrar los impuestos (sin especificar clase alta o baja) en "las rentas del ahorro", es decir, probablemente gente que no haya vivido por encima de sus posibilidades y que tenga dinero ahorrado para ir tirando en época de vacas flacas, en vez de meter mano al Impuesto de Patrimonio (recordemos que el PSOE lo eliminó, a nadie pareció importarle porque entonces no había necesidad de hacer caja estatal) o a las desconocidas y ya famosas SICAV.

En fin, ya me he desahogado, mañana nos vemos ;)

Pablo dijo...

Gran desahogo, si señor. Cirto todo lo que argumentas. ¿Dónde queda esos impuestos a las rentas más altas y al patrimonio? parece que no gustaban a gente demasiado importante y el PSOE ha tenido que buscar alternativas donde la capacidad de protesta y presión es nula o casi.

Mafalda dijo...

Lo que habría que preguntarse es porqué hay tanta abstención o porqué la capacidad de presión y protesta es casi nula.

Anónimo dijo...

Interesante.

No puedo evitar mirar con desconfianza todo lo que pasa en Alemania. Me parece que la política refleja muy bien el carácter alemán: fría y cuadriculada, razonable y moderada. Me falta pasión, un poco de descontrol, un poco de inventiva, en definitiva, me falta una política más humana. De ahí la desconfianza; veo con recelo como enfocan la política, como enfocan la vida, como si cada día fuese una sucesión rutinaria de segundos que se va a repetir al día siguiente y que conviene que se desarrolle en un marco estrecho y controlado, aburrido y seguro.

"Real" Anónimo

Pablo dijo...

Nos queda muy clara tu opinión, brillantemente hecha, de la política y sociedad alemana.
Suscribo tu opinión y añado que creo que eso oculta un sentimiento extraño de desconfianza y sentimiento de superioridad ante los países de su entorno.